Como padres y madres tenemos la obligación de educar a nuestros hijos e hijas y en ese proceso de formativo, es conveniente que incluyamos la cocina, para que cuando los llevemos a los mejores restaurantes de Majadahonda, no se limiten solo con comer o cenar; lo ideal es que en la mesa abran un proceso de debate culinario, con nosotros y con el mismísimo chef del restaurante, que en el momento en el que la marcha del servicio se lo permita, estará encantado de poder compartir ideas y experiencias con los menores.

Es importante que tus peques se familiaricen con la vitrocerámica por un doble motivo: para que en materia de alimentación sean autosuficientes cuanto antes y para sumarte desde casa al fomento de las políticas de Igualdad. Los niños y las niñas deben reconocerse e identificarse como iguales en derechos y obligaciones en el hogar y también en la cocina.

Que los niños aprendan a apreciar la buena comida en los mejores restaurantes de Majadahonda es importante, pero que el día de mañana sean militantes de la Igualdad, resulta decisivo.

Y aunque después del trabajo llegues a casa muy cansado, debes encontrar tiempo para jugar con ellos en la cocina. Tienen que aprender cómo y por qué casan unos alimentos y otros no, que cocinar bien es una inversión en salud a medio y largo plazo, que en la cocina siempre hay que extremar las medidas de seguridad para evitar accidentes y que acabada la elaboración, debemos dejarlo todo limpio y reluciente. 

Para completar el proceso formativo de nuestros niños y niñas, podemos regalarles por su cumpleaños, por Reyes o porque se han portado bien, un libro de cocina infantil, para mantener viva su pasión por los fogones e inculcarles que en la vida, siempre es conveniente tener un libro a mano. Es lo que te recomendamos en Restaurante La Manuela.