En la mayoría de los restaurantes del centro de Majadahonda servimos cada fin de semana decenas de tapas y raciones para grupos de amigos que han quedado para hacer una cena de picoteo antes de salir a tomar unas copas. Pero si hablamos de una ración que se va a repetir en nueve de cada diez de estos grupos, tenemos que mencionar las croquetas.

Las croquetas son uno de esos pocos platos que se repiten en la carta de prácticamente todos los restaurantes del centro de Majadahonda y, lo curioso, es que en cada uno las preparamos de una forma diferente. No es que haya enormes diferencias, al fin y al cabo, una croqueta es un pequeño rulo de bechamel con algún añadido que se reboza en huevo batido y pan rallado antes de freírse en aceite muy caliente.  Pero aunque es un plato aparentemente sencillo de preparar, no todo el mundo es capaz de hacer unas buenas croquetas. No te descubrimos ninguna novedad si te decimos que uno  de los secretos de las buenas croquetas es el de preparar la bechamel:

Empieza por poner en una sartén unos 100 gramos de mantequilla y deja que se deshaga antes de mezclar con una cantidad igual de harina. Mueve la mezcla para que se vaya haciendo y las croquetas no tengan ese sabor desagradable de la harina cruda. Una vez que le añadas la leche debes seguir removiendo para evitar que se te pegue. Añade el relleno y deja enfriar la masa antes de rebozarla en huevo y pan rallado.

Claro que también puedes venir  a La Manuela a saborear unas magníficas croquetas caseras.